Nuestras visitas

jueves, 28 de octubre de 2010

Mensajes Espirituales de nuestro querido Maestro Jesús de Nazareth y el Cofundador de la Institución, el Hno. Eugenio Portal

El Acto espiritual fue trasmitido por Internet a todo el mundo y fue coordinado por el DGE Hno. Ernesto Guido Boeri
No le pidas al otro que haga,
lo que no eres capaz de hacer.
Expresó Jesús durante el Mensaje espiritual.


Mensaje de Jesús de Nazareth: Acudes a este Acto con una vibración espiritual no habitual es por ello que te pido, que serenes los ánimos y estés abierto a la escucha de la palabra y a la percepción de la vibración espiritual, para que disfrutemos juntos estos instantes.

La finalidad de mi Enseñanza, ha sido traer los lineamientos espirituales de Nuestro Creador, los mismos no se sustentaron en las vanidades, ni en los excesos, ni en las penurias para mis hermanos, Él englobó a todos sus hijos en un manto de amor, que vibra eternamente y a pesar de las desidias y la falta de voluntad, seguimos intentando agruparlos nuevamente, con ese manto de amor, que tanta falta te hace.
Necesito vibrar a tu lado, para que entiendas cuál es la vibración que tienes por Creación y, la pongas en práctica.
Necesito estar a tu lado para percibirte animoso, decidido, voluntarioso como el que más.
Necesito esos instantes junto a ti de la misma forma en que te debes predisponer, para agrupar a todos tus hermanos, bajo tu propio manto de amor.
La Enseñanza no fue creada
para corregirte,
para mandarte,
la finalidad de esta existencia fue:
Mostrarte las inmensas posibilidades
que tienes para ser feliz,

La vibración que emitas hoy te debe servir, para llenarte de energía y decisión de seguirla trasmitiendo, cada instante en que tengas la posibilidad, de encontrar a alguien que sufre.
No te voy a detallar los momentos, o las circunstancias del sufrimiento de tantos seres, lo puedes observar a diario ¿Y que falta para lograr ese aunar de voluntades? La decisión que cómo espíritu tienes, de ser un hombre o una mujer mejor, capaz de mirar a tu hermano; capaz de trasmitirle la vibración espiritual, a pesar de que tu Humanidad este dolorida, producto de las enfermedades, tus músculos renacerán y se revitalizarán, en el mismo instante que como espíritu, seas capaz de trasmitir el Fluido espiritual, para hacer vibrar a las fracciones espirituales, que le dan vida al organismo de mi hermano.
Si solamente fuera una tarea del que está sano físicamente, que poco podría hacer esta Humanidad, para aliviar el sufrimiento espiritual.
No te puedo ver el rostro, no te puedo vivenciar físicamente, pero te capto la esencia vibratoria, de todo lo que me quieras trasmitir y entonces te digo: Que desde el espacio te observo, como un ente capaz de vibrar, de dar, de trasmitir, si lo quieres traducir a un lenguaje humano, esto seria brindar seguridad, abrazar a tu hermano, aclararle lo que necesita, brindarle el agua con el Fluido espiritual necesario, no para ahogar las penas, sino para que las pueda explayar, para que puedas absorber esa tensión espiritual y en esa descarga emocional que él haga, tengas la firmeza de percibir las vibraciones que intentamos trasmitirte, para que ese ser entienda y perciba a su vez, la vibración, que le intentas trasmitir.
Vienes en busca de seguridad y Yo te diría hermano mío, ingresa todas las veces que puedas al Aula de Tareas Espirituales, para tu regocijo, para encontrarte con tus hermanos, humanos y los espirituales, para que cada actividad que desarrolles dentro de este Aula, contenga la fraternidad necesaria, como para no señalar y siempre para abrazar.
La Enseñanza no fue puesta para que caiga en el vacío, de quienes pretenden ocupar lugares que no le corresponden.
El Bien tiene su forma,
su tiempo y la decisión inquebrantable
de ayudarte.
Como joven tienes los impulsos que te da un físico en crecimiento y con una ebullición celular terrible, eso no te da el más mínimo de los derechos, ello te crea la enorme responsabilidad de entender, que ahora tienes la fortaleza, la energía, que te va a faltar mañana y que si hoy no eres capaz de acudir en la ayuda, de aquél que nada tiene, o que nada espera de la vida y de los hombres, tampoco recibirás la mano extendida de la cuál te tendrás que sostener, cuando los pies no te respondan, con la velocidad y con la energía que lo haces hoy.
No es fácil estar inserto en un Mundo complejo y plagados de vibraciones distintas ¿Pero sabes que es lo que hace fácil tu existencia? encontrar las vibraciones que te hacen sentir, una persona con vibraciones que desconoces, que te irradia felicidad, que te da energía y que tienes la necesidad imperiosa de trasmitirla a otro.
Cuando haces ese acto de dar, te estas poniendo en condiciones de percibir y en ese dar percibir, te irás formando como para que nada te distraiga, para que no te quejes, por la voz de los que te distraen, ni tampoco te quejes de los silencios de quienes tendrían que hablar.
La Enseñanza espiritual mi querido hermano joven, esta para expresarla, para trasmitirla sin tapujos, pero sobre todo para vivenciarla, en ese dar y recibir, del que te hablaba.
Tendrás que adecuar tus pasos para caminar lento, como aquél que no puede hacerlo rápido.
Tendrás que dejar de lado las tentaciones, para acercarte a las vibraciones de aquellos que te quieren.
Deberás dejar de lado la soberbia, del que se cree más y en realidad es el que más necesita.
Deberás comprender que lo hermoso de esta existencia, es haber vivido un largo camino de aprendizaje espiritual.
Que aquello que has podido trasmitir a tus hermanos, vuelva como un reflujo que te hace vivir en plenitud, aunque ya no puedas caminar o estés presente en una silla de ruedas, porque espiritualmente tu capacidad espiritual de trasmisión se mantiene intacta, quizás el físico no te permita recordar todo, pero recuerda que cuando llegues al final de la vida, lo que te llevas es la vibración espiritual que supiste conseguir.
Entonces debes respetar aquél que con más años, con sus pies cansados, con su físico gastado aún hoy, sigue abriendo las puertas de tu Escuela, para que puedas venir ese pequeño instante que le dedicas a la misma, eso no quiere decir que esa Enseñanza, que te he intentado trasmitir, permanezca en ti ese pequeño instante.
Tienes que tener la necesidad y la vocación, para poder difundirla en cualquier parte.
En este Aula tendrás la posibilidad, inmensa de recomponerte espiritualmente, ante las adversidades del afuera, porque siempre encontrarás seres, que quieren ayudarte y aliviarte en tu cometido y es ahí entonces, cuando te forjarás como un ser digno de ser amado, digno de ser observado como un integrante de la Enseñanza, que quiero trasmitir para toda la Humanidad.
Hablando de personas dignas, que mejor que escuchar a nuestro hermano, que ha conocido la perseverancia espiritual, de vibrar junto a sus hermanos y no decaer. Te escuchamos hermano.
Mensaje Espiritual del Hno. Eugenio Portal: A mis hermanos de fe, a mis hermanos de Creación, quiero decirles que me adhiero a todo lo que se ha mencionado, en este ámbito y a la vez quiero comunicarte también, que los tiempos en que van trascurriendo las etapas humanas, tienen nombres diferentes, uno de ellos es juventud, define un periodo biológico en que las fuerzas, la energía, el ímpetu, las pasiones, se ponen de manifiesto y si están bien encaminadas, da como resultado seres que son conductores, que son guías, que son ejemplos, para toda Humanidad.
Nosotros tuvimos un objetivo y lo seguimos teniendo, al ser participe de esto que llamamos: Institución, Escuela, Enseñanza ¿Y porque, para que? justamente para que cada uno de nosotros, tenga la llave para abrir esa puerta al conocimiento absoluto y que puede llevarnos, hacia donde cada uno de los espíritus en condición humana o en condición etérea, pretenden y que es volver nuevamente al ámbito del que nunca debimos alejarnos y que es junto a nuestro Creador.
Y así hermano puedo mencionarte que en ningún instante, la tarea fue fácil y que esto lo aprendimos desde el instante en que comenzamos a conocer, lo que nuestro Maestro nos traía, debemos poner siempre el esfuerzo, en todas las tareas que emprendemos y si bien no fue fácil, lo que si fue, lo sigue siendo y lo será en el futuro: gratificante.
En estos instantes mencionábamos a la juventud, esa juventud que universalmente, está esperando, que está aguardando, que sea guiada y que se le otorguen las herramientas necesarias, para llevar adelante su evolución espiritual y aquí, entre nosotros tenemos parte de esas herramientas y lo tenemos a nuestro Guía, Él que quiere conducirnos, no importa en que estado nos encontremos, en que condición estemos espiritualmente.
Redención, Redención, para absolutamente todos, sin distingos, y para ello es que tenemos esta posibilidad de corregirnos, que es un ordenamiento espiritual, que el espíritu lleva consigo, en el momento en que se aleja de ese ámbito de luz, inmediatamente sabe en su intimidad, que debe poner todo su empeño en volver y a esa tarea estamos abocados.
Hermano joven aguardamos de tu participación, en esta Enseñanza y, aguardamos también a todos los jóvenes, que cualquiera sea su edad, su fe, su cultura, pretenda ser una buena persona y que ponga todo ese esfuerzo que antes te mencioné, en lograrlo y así seguramente podremos tomarnos de las manos, sin resquemores, sin desconfianza, para llevar adelante esta tarea de corrección espiritual y así estará cumplido el objetivo, que tiene la Enseñanza espiritual y la Escuela Científica Basilio.
Un abrazo espiritual te dejo hermano y le cedo nuevamente la palabra a nuestro Maestro.

Continúa Jesús de Nazareth: Percibo con claridad la inquietud que me haces llegar, siendo que nuestras Aulas, tienen las dificultades propias de la existencia humana, ¿Como hacemos para que estos jóvenes permanezcan en ella y colaboren?
Cada Aula espiritual tiene la impronta de la vibración espiritual, que le da cada uno de los integrantes, que se agrupa con la finalidad de mejorar su estado espiritual, no hay una receta única, pero debes aprender que debes generar los ámbitos necesarios para que ellos tengan su lugar, para desarrollar actividades, que te gusten o no, merezcan la vibración espiritual de tu acompañamiento, para que se sientan comprendidos, para que no te moleste el bullicio de la actividad que desarrollen, desde temprana edad, hasta que tengan que cumplir funciones de responsabilidad, dentro de esas mismas Aulas.
Debes aprender a tener el desprendimiento necesario,
para trasmitir vibración espiritual y no órdenes.
Debes tener el desprendimiento para percibirlo, tantas veces como se equivoque, debes tener la ternura para acariciarlo, cuando las lágrimas crucen sus mejillas y no sepas porque.
Debes tener la integridad para poder mantenerte como un espíritu, en condiciones de estar alerta, para percibir el dolor y tomarle la mano y, no te estoy hablando de condiciones físicas, que por allí no tienen la potencia necesaria, pero si te estoy hablando, de que te unas a tu hermano,
Para que juntos, puedan hacer entre ambos,
aquello que uno solo no puede.

La Enseñanza se ha trasmitido a través de generaciones, para que cada uno la adecue a su tiempo, a su modo de vibrar, a su intensidad en el conocimiento de la Enseñanza, pero para que las trasmita por todos sus poros, independientemente del estado físico de ese cuerpo, que animas hoy.
La Enseñanza esta para que le brindes, el Fluido espiritual y el agua fluidada, a todo aquél ser que ingrese a la Institución.
La Enseñanza te ha sido dada para que aprendas y en ese aprendizaje, puedas poner en práctica las verdades de las cuales te has convencido, no aquellas de las que dudas, o no has alcanzado a comprender aún.
Así tengas solamente una convicción, esa convicción bien provista de elementos, que te permitan refutar cualquier actividad que pretenda destruirla, es más importante que mil conferencias o explicaciones que puedas brindar.
Porque el joven, esta despojado de los recelos y está más abierto, a percibirte por lo que haces, por lo que trasmites, por lo que sientes,
¿Y sabes una cosa? No cree en Mi por lo que pueda decir, el cree en Mí, porque cuando puede aplicar lo que le estoy explicando, sabe que va a tener un resultado certero, simple pero conmovedor y ese mismo resultado simple, certero y conmovedor, se va a dar tantas veces, como siga la misma ruta, que necesito que tú le trasmitas.

Son muchos mis hermanos que han dejado
surcos de una existencia
plagada de dificultades,
pero profundamente espiritual.

Y es allí en donde entonces han albergado, los conocimientos, que a través de su intuición pueden deducir y, acumular en una mente, que está dispuesta a captar toda esencia espiritual, que se presente.
Trabaja para encontrar la forma, de que cada vez sean menores nuestras Aulas.
Trabaja en la forma en que te vas a dar tu mismo, la lección que necesitas, para dar el paso que aquél con el cuál te disgustaste, no es capaz de dar para venir a verte.
No le pidas al otro que haga,
lo que no eres capaz de hacer.

Por eso en estos instantes, te voy a pedir que vibres conmigo, que sientas la misma intensa emoción, que tengo en este instante, para compartir mi vibración junto a ti.
Te necesito así, alerta, perceptivo y amoroso, solamente en esa condición, las fracciones de espíritus que te vamos a brindar, van a poder estar a tu lado, para aliviarte el sufrimiento espiritual.
Comenzamos a impartir el Fluido hermano Eugenio.
No pidas nada recibe todo lo que puedas.
Ábrete a la intensidad vibratoria de tu Maestro y así, tendrás la emoción y, allí encontrarás la vibración espiritual, que te hará sentirte Mi hermano. ¡Ahora si! ahora podemos disfrutarnos ambos. Suficiente hermano.
¡Ahora si! podemos reconocernos como hermanos,
en el amor que nos tenemos el uno al otro.

¡Ahora si! tienes la vivencia de la presencia del Bien, porque hemos compartido estos pequeños instantes, que tienen un correlato aún mayor, que el mero paso del tiempo.
Gracias por haberme permitido estar a tu lado.
Gracias por haberme brindado tu vibración espiritual.
Gracias por seguir manteniendo viva la Fe.
Y si sigo llegando a tu Aula de Tareas Espirituales, es porque aún mantengo firme la Fe, en que eres capaz de mejorar, de amar, de brindar y acercar a los hermanos que tanto sufren, sin condicionamientos de ninguna índole, mas que no sea tu voluntad, de abrazarlos en mi nombre, cuando así lo haces:
Yo te estaré abrazando a ti.

Hasta siempre hermanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario