Nuestras visitas

martes, 21 de septiembre de 2010

La Guía Espiritual de la Escuela Nº 17 de Montevideo – Uruguay, Hna. Magdalena

A pesar de la lluvia el sol brillo en la ciudad de Rosario!

La tarde lluviosa no empañó el AE de Fe Celebración Matrimonial Espiritual para Hnos. de 35 años o más de (UME ).
Se realizó en la Escuela Nº 292 Fishertón, de la ciudad de Rosario, Pcia de Santa Fé, que se realizó el 29 de mayo ppdo. fue coordinada por el DGE Hno. Ernesto Guido Boeri.
En el citado Acto Espiritual, participaron 10 matrimonios de la
mencionada ciudad y de la ciudad de Santa Fe.


A tu ser amado enseñale que desde ese día
en que se conocieron, cada vez brilla
mas la semilla del amor.
Expreso la Hermana Magdalena


Gracias hermano, amadísimos Hijos de Dios y Discípulos de Jesús, en esta reunión, en este grato momento, nuestra unión más que física es totalmente espiritual, Acto que te lleva a revivir el momento más intimo de tu vida terrenal, vida que en si ha empezado con unos padres, a través de ellos fuiste creciendo, te hiciste adulto y empezaste a vivir una vida propia, una sensación de poder encontrar a la pareja ideal, para poder formar aquello que tanto desea todo ser reencarnado.

Tal vez halla sido una primera mirada, tal vez halla sido una primera palabra y porque no, un acercamiento espiritual que ha empezado a elaborar, lo que después es lo que tienes en este instante palpando, no es fácil compartir una vida con alguien que no lo conocías y si lo conocías, no era de la forma que con él o con ella, ibas a formar el hogar, empezaron a dialogarse, comenzaron a saberse uno y otro totalmente, Hijos de Dios, y dentro de esa maternidad y paternidad eterna, han formado a los seres humanos, seres humanos que necesitan de esa unión para seguir trayendo, Hijos de Dios y formarlos como tus propios hijos.

Si bien es cierto desde aquella mirada, o desde aquella palabra, ha llegado a la intimidad máxima, que es ir elaborando proyectos, esos proyectos, que te dieron la pauta que a través de ellos, has podido formar un hogar y luego la familia, luego llegaron los hijos, en donde ustedes mismos sorprendidos por esa llegada, tal vez parece algo misterioso, porque tu mujer los sentías dentro tuyo, pero él como hacia para saber que ese ser que llegaba, que se anunciaba era su hijo, solamente apoyando sus manos en ese delicado y tierno refugio de amor, estaba el esperándote que tu lo acariciaras como padre y tu amada mujer, amándolo constantemente y enseñándole lo que es el fruto del amor.

El amor la belleza máxima partícula espiritual de Dios, que te dio la fortaleza, la energía que te hace saber, que eres un ser que tienes a tu lado, alguien que te protege espiritualmente.

Para que sigas adelante,
en eso tan bello que has formado, que es
El Hogar.

En él hay algo tan eterno y tan positivo como ejemplo, el de Venerable Madre, el de Venerable José, quizás esos seres no eran como tú, que han tenido experiencias de otras llegadas, a este mundo material, pero ellos supieron encaminándose con la llegada de cada uno de sus hijos, esos 7 hijos que le dio la felicidad máxima como padres, dentro de ellos Jesús de Nazareth, han tenido también problemas, pero han sabido a través de su inteligencia material y espiritual, ayudarlos a encaminarlos, hacerles saber:

Que para ser un hombre y una mujer de bien,
deben solamente tener dentro de si, una alta moral espiritual y material.

Que la vas depositando en este transito que es de tu vida material, esas vidas esas palabras que parecen nada mas que palabras, tienen una gran resonancia para ese camino que has de seguir.

Si bien es cierto he llegado a mencionarte ese camino desde que se empieza, se va proyectando ideas para lograr formar el hogar, ese nido, que debe ser solamente de pureza y la realidad debe ser el diálogo.

El diálogo que jamás debe de faltar
en ningún momento hermano mío.

En esa intimidad, en ese razonamiento, en esa comprensión, en esa mutua confianza, que dentro de todo el respeto que cada uno debe tener por el otro. No te olvides tu tienes la necesidad de saberte respetado, empieza a respetar tu mismo, pero a ti mismo, porque de allí el respeto que tú te tengas, lo vas trasmitiendo y te vas haciendo una persona seria, educada, formal, para luego a esa llegada de esos seres, que han de formar la familia tendrás que ser fuerte enérgico, dulce, suave, tendrás dentro de ti una filosofía espiritual, que te ha de ayudar para que ese ser, sepa que está en brazos seres que lo aman y dentro de ese amor, le enseñaran como debe dar los pasos por este mundo material.
Muchas veces harán oídos sordos, pero no creas que es tanto así, siempre algo queda y dentro de lo que queda, esta esa filosofía espiritual que tu debes de trasmitir sin someterlo, sin egoísmo, le harás entender que detrás de ella hay una verdad, una realidad que es la vida eterna y ese comportamiento, acompañado siempre por el razonamiento, debe dar al ser la posibilidad también de formar hogar, de llegar los hijos y porque no!

Ustedes como ya han sido padres y tienen la posibilidad
de que lleguen esos nietos, en donde serán malcriados,
en donde le darán aquello que quizás a sus hijos no le diste, pero eso si lo has de envolver con amor, con ternura, suavidad, consejos, contándole cuentos, realidades, porque son el fruto de aquel proyecto, de aquella realidad, que fue tu hogar, de aquella realidad que fueron tus hijos y de esta que son tus nietos.


Nada queda en el olvido amados míos, nada, esta presencia de vosotros hace que recapaciten una vez más, que no dejen nada en el tintero olvidado, ponlo sobre la mesa y amate:

Ámate como ser humano, como padre, como abuelo
y sobre todas las cosas con amor, hacia tu ser amado, enséñale que desde ese día en que se conocieron, cada vez brota mas la semilla del amor.

Eres una flor y como ella debes ir perfumando ese hogar y todo lo que llega después, de vuestra Unión Matrimonial.
Estás emocionado quizás mucho más que aquella que empezaste en tu bella juventud, no porque hoy peinas canas, estás alejado de vibrar en esa emoción, de saberte que algo más, te ha regalado el Bien, que es este presente, tómalo como gran flor, para que la luzcas y la lleves en el seno de tu hogar.

Cuán bello es el hogar, cuan bella es la palabra ternura que empleas para nombrar hogar, familia.
¡Que bella es la pareja!

Sigue cultivándola hermano, hermana, no dejes que nada se marchite en tu hogar, debes de regarlo momento a momento, en esa intimidad, en ese reconocimiento mutuo.

Porque desde que se unieron, tu pasas a ser el primer hijo de tu esposa y tu la primera hija de tu esposo.

Cuantos recuerdos, cuantas vivencias, cuanto deseo que no pase esta vida, que te toca en estos instantes, estar en este mundo material.

Que el mundo que te rodea sepa del amor que tienes, al compañero o a la compañera.
Enséñale a tus hijos, a tus nietos, que se aman con respeto, y dentro de ese amor, irás cultivando en ellos también la palabra respeto, hacia la otra persona.

Hermano Director vamos a brindarle a estos seres, como un broche de amor, de fe y de esperanza, como la felicidad eterna que puedan recibir este fluido purificado, dentro de él, queridos míos, que han tenido la felicidad de llegar a tantos años, como esposos, si bien es cierto, tuve la felicidad máxima en mi vida, como reencarnada, como Hija de Dios, pero siempre como discípula del Maestro.

Al lado de ese ser que me hizo comprender,
lo que era el amor, como se vibra en el, como se hace para que día a día, sea más y más.

Que nunca decaiga en ti esa pureza hermano mío, sigue adelante no pierdas en ningún momento de esta vida, trasmitirte mutuamente el amor que lo unió.
Enséñate sino has aprendido,
que tienes las más bellas de las cosas de este mundo,
que es el amor. Vibra en él, armonízate día a día,
para que siga creciendo y dentro de él,
que seas un ejemplo, que seas como en aquel tiempo, siempre novios, siempre amantes.

No te avergüences porque en tus ojos hay un agua cristalina, que está brotando, pero es de felicidad, se que esto lo has de trasmitir a los más íntimos, hijos, nietos, siempre en esa amistad que también compartes con otros seres, a tus otros familiares le dirás:

He vuelto a vivir aquel amor,
he vuelto a vivir aquel momento
tan especial de nuestras vidas,
todo aquél momento, que es esta realidad.

Ama, has que florezca siempre esa palabra en vosotros, El Hogar.
El camino a seguir siempre que tú te lo propongas, es bello, es bello querido hermano, y si algo pasa ten presente, que es por el mundo en que vives y de la naturaleza humana.
Con todo el amor que he aprendido de mi amado esposo, te lo trasmito y deseo que vuestra felicidad, de esta alegría, vuestra vibración de este momento, sea la verdad auténtica, para el fin de cada uno, en la vida eterna. Los amo hasta siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario